29 mar. 2010

Una de palmeras

Un ejemplo de lo que empieza a ser ya una práctica bastante usual... enfrentadas las unas a las otras en el mismo emplazamiento nos encontramos estas palmeras. Unas verdaderas, dando un pequeño toque de naturaleza en semejante explanada de asfalto, las otras de acero, y sin ninguna función aparente (ya que debido a su composición y altura no sirven ni para crear un espacio de sombra ni para proteger de la lluvia...).
Para gustos colores. Decirnos cual de ellas preferis.

4 comentarios:

  1. En este caso, parece obvio cual es más interesante y cual es un mero gasto innecesario y orteril, por parte del arquitecto.
    Pero sí que he de decir, que en algunos ejemplos me parecerían bien, a modo de pérgola, techumbre, e incluso decorativas( que en este caso no cumplen esa función)...

    Palmeras naturales 1 - Artificiales 0
    (ahora habría que buscar ejemplos de artificilaes bien conseguidas...)

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el anterior comentario, existen ejemplos de pérgolas haciendo un guiño a elementos naturales que funcionan muy bien.

    En este caso la votación es más que clara:

    Palmeras naturales 2- Artificiales 0

    Lucia

    ResponderEliminar
  3. jejeje... no hay duda. Si alguno ve el ejemplo contrario que nos pase la foto y la subimos para poder comparar.

    ResponderEliminar