10 nov. 2011

La oficina dentro del salón

Primero de todo felicitaros por vuestra iniciativa y vuestro blog, es de gran ayuda para los que no tenemos ni idea de arquitectura y diseño de interiores.

El motivo de mi consulta está relacionado con la nueva casa que me estoy construyendo (menuda carrera de obstáculos), me gustaría que me ayudarais a definir la distribución de la sala de estar. En esta sala a parte de los elementos más comunes, como puede ser el sofá, la TV, el comedor, etc.… quiero instalar el despacho para poder trabajar desde casa y es en este punto donde no sé por dónde tirar.

Quiero crear un espacio donde disponer una mesa/escritorio y una silla, pero no sé donde ubicarlo. A ver si me podéis echar una mano.

Muchas gracias por vuestras ideas, y ayuda.

 
Buenos días Xavi, después de darle vueltas a tu duda sobre cómo poder trabajar desde casa hemos partido desde la experiencia propia para que tengas tu rincón desde el que trabajar y poder vivir.

Partimos de la base de que trabajar en casa puede significar el caer en una espiral inconsciente de no saber desconectar y compartimentar la vida, de "vivir en el despacho". Por eso, te proponemos una idea para que literalmente digas "hoy echo el cierre a la voz de ¡ya!" y de este modo te olvides del curro para poder vegetar sin tener la constante presencia del trabajo. Que bien, el trabajo dignifica, pero todo tiene su lugar y su tiempo.

Quien más quien menos, ha tenido que trabajar en casa o desde casa, y creemos que establecer límites entre lo laboral y lo personal es crucial para mantener la felicidad en tu casa; para que no te ahogues. Por eso te proponemos un mueble (1).


Así de simple, así de sencillo. Se trata de una oficina-armario que puedas abrir y cerrar a tu antojo o necesidad, sin trastocar la distribución que ya tenías, eso sí, reubicando el sofá y el sillón para darle más protagonismo a ese pedazo de ventanal al campo. El mueble nosotros te lo proponemos de material translúcido que no divida la luz de la sala, con un adhesivo microperforado que te de intimidad cuando trabajes pero tú puedas ver a través de él y que cuando lo cierres, no veas la oficina. Bien puede ser un material plástico o vidrio, cada cual tiene sus ventajas e inconvenientes, pero ambos funcionan estupendamente. 1.b, de puerta batiente, donde puedas tener papeles, documentación, etc, que abierto te sirva como cortavientos de la entrada, y 1.c, corredera con unos raíles (perfiles metálicos) anclados al techo y ruedas de goma por el suelo para mantener la verticalidad, facilidad de movimiento y que no se te raye el suelo, a modo de pared de oficina, dejando libre siempre el testero del ventanal para poder relajarte mirando al sol.


Con las puertas abiertas, toda tu sala es tu oficina, y cerradas, es un armario más que no estorba la vista. Hemos puesto al señor Einstein porque nos cae bien, aunque una foto grande de ti y tus amigos, familia, collage, etc, será mucho más divertido y camuflarás mucho mejor lo que guarda, tu despacho. (Con las ventajas que eso conlleva: permitir una cierta cantidad de caos en tus cosas así como privacidad y que no haya accidentes del estilo "se me ha caído una copa en los papeles" si montas una fiesta)

Respecto a la organización de la zona de estar de la sala pondríamos el chaise longue encarado con la chimenea para repantigarte al calor del hogar en invierno, y dormir la siesta al solecito del verano, oponiendo el sillón, para que actúe como separador conceptual - y sutil- entre comedor y estar.
Esperamos haberte sido de ayuda y que seas feliz en tu casa después del proceloso camino de construirte un hogar. Un cordial saludo de los primos, Xavi.

1 comentario:

  1. GRACIAS PRIMOS!!! el despacho todavía no esta hecho y por supuesto, os informaré de como queda...
    Saludos Xavi

    ResponderEliminar