30 jun. 2010

Tengo un primo...que nada se plantea sobre Arquitectura

Voy a iniciar mi invitación a colaborar en este blog a riesgo de que ningún dibujo o “toque CAD”, que tanto nos gusta a los dedicados a la arquitectura, reduzca el número delectores. Considero que la causa de escribir estas líneas lo merece. El motivo no es otro que la satisfacción que siento al percibir cómo algo, dentro del “mundillo”en que nos movemos los que nos dedicamos a la profesión y dentro del “gran mundo”arquitectónico en que vivimos todos, está cambiando. Y no sé si ser poco optimista o mucho ya que desconozco realmente el impacto de este cambio. A pesar de todo, considero que está cambiando a mejor. La idea de la Arquitectura, ya sea buena, regular o mala, está logrando entrar en nuestras casas. Poquito a poquito y sin demasiado filtro pero, al menos, se está colando en las pantallas de la gente en horario decente y, por tanto, en sus cabezas.

Me alegré mucho cuando descubrí por pura casualidad este blog a través de Facebook. Pude comentar a una de sus creadoras la satisfacción que sentí al observar un pequeño portal donde no se hablaba ni se mostraban grandes y espaciosas obras de arquitectura, ni retocadas fotos de viviendas majestuosas apartadas de toda mundanal vida. Se mostraba la “arquitectura diaria”, sobre los planteamientos y dudas que nos ofrece el espacio arquitectónico con el que convivimos hora tras hora. Había sitio para la arquitectura del “pueblo llano”, de todos, nunca mejor dicho, sobre la arquitectura de “andar por casa”.Encontré por fin un blog donde se hablaba de Arquitectura.

Continué alegrándome cuando, al cabo de los días, volví a descubrir un programa de televisión que no conocía y me pareció interesante en un principio (lástima que se quedara en el principio…). El programa se llamaba “¿Quién vive ahí?”, o algo parecido. En él se mostraban las viviendas de aquéllos que a los redactores del programa parecerían interesantes. El interés se fue diluyendo cuando no se acababan nunca las muestras de viviendas de, o bien arquitectos que querían lanzar su ego más allá de las revistas, o bien señores ricos que habiéndose cansado de sus gigantescas casas querían promocionarlas para venderlas por… ¡unos tres millones de euros!... Además de pequeñas viviendas habitadas por personajes (y también decirlo, decoradas de manera recargada y monotemática cual coleccionista hortera). Arquitectura poco real, pero al menos… era otro programa sobre… “arquitectura”.

Se van sumando. No es fácil, como ya he dicho, encontrar vías que muestren verdadera Arquitectura (o sí, más bien, lo que yo considero “verdadera” y que, por supuesto, puedo estar equivocado). Pero se suman a otros espacios televisivos como “Casas de Ricos” o “Esta casa era una ruina”. Y más éste último. Aunque si ves previamente la versión original estadounidense “Extreme Makeover. Home Edition” al que copia, pero le sumas las patentes limitaciones que te proporciona el bajo presupuesto y no le restas el altísimo nivel de ñoñería de su antecesor… la mezcla no es que sea del todo atractiva para mí. Pero reconozco que era(o es, no lo sé) el programa que más se acercaba a la idea de Arquitectura que este blog abarca y a mí más me interesa.

La idea arquitectónica se cuela en nuestras casas. Muy bien, algo de optimismo nunca viene mal para acostarte con media sonrisa. Pero… ese día, la verdad, es que me acosté con alegría pero sin sueño. Mala cosa. Ya empecé a darle “vueltas arquitectónicas” a la cabeza. Preguntas y más preguntas. Hoy no me duermo hasta las cuatro.

¿Habrán considerado buena o mala arquitectura lo que han visto las miles de personas que han seguido el programa?, ¿qué diría la mayoría si se les preguntara acerca de la diferencia entre una y otra?, ¿cuán cercana o cuán lejana es mi idea de buena arquitectura con las suyas?, ¿y con la de la mayoría de los arquitectos?... bueno, a esa última ya no le trato de buscar respuestas porque ya me ha quitado bastantes horas de sueño…

¿Y cuál es mi idea sobre lo que es la “Buena Arquitectura”?. En un principio, es simple (y repito que es la mía y que puede estar tan equivocada como cualquier otra), es aquélla que responde a las necesidades de aquéllos que la habitan. Más allá de la idea de cara o barata,sostenibilidad, impacto medioambiental, etc. que a pesar de ser conceptos realmente importantes dentro de la arquitectura actual, repito, no es más que eso: la que da las respuestas acertadas a las necesidades de aquél o aquéllos que la habitan. Y lamentablemente, la considero muy alejada de las viviendas que se venden o han vendido por cientos de miles en estos años. Porque una pareja joven, sin perspectivas patentes de convertirse en familia numerosa que invierte más, o mucho más de 250.000 euros en una vivienda con… tres (o cuatro) mini dormitorios, un mini salón con mini terraza (o mini jardín), una mini cocina, dos (o tres) mini baños, etc. Y todo ello unido por angostos u oscuros pasillos o tortuosas escaleras… no está invirtiendo en buena arquitectura. Tan sólo por concepto de necesidad o/y de espacio.

Sin embargo, a la mayoría les cuesta entender o creer que una gigantesca casa de súper diseño(de esas “arquitectónicamente pornográficas” que vemos en los citados programas) habitada por una pareja muy pija (o lo que es lo mismo y como se dice en mi tierra, “tengo dinero por castigo”) con un solo hijo pueda ser una peor obra arquitectónica, bajo mi concepto, que un pequeño loft donde vive una joven pareja. No lo entienden o, simplemente, no se lo quieren creer.

Y me llama mucho la atención lo diferente que es la cultura social tan “conseguida” que existe en otros campos como, por ejemplo, el automovilístico. Y la sana envidia que siento hacia los que se dedican o viven de él. Porque si le preguntas a cualquiera que paseé por la calle si sabría explicarte la diferencia que hay entre un buen coche y otro malo, sabrían contestarte inmediatamente decenas de diferencias. Sin embargo, si a esos mismos le haces la misma cuestión sobre una buena obra arquitectónica y otra mala, me gustaría comprobar el tiempo
de respuesta, la cantidad de ellas o si, directamente, no preguntarían extrañados: “¿Para qué programa chungo trabajas?”. La verdad es que me llama la atención. Un día me gustaría comprobarlo. Y si alguien me pregunta esto último, contestarle: “¿Acaso no sabes que pasas muchísimas más horas de tu vida dentro de una obra arquitectónica que dentro de coche?,¿no tendrías que saber las diferencias muchísimo mejor?”. Pues parece que no.

Y lo peor es que no se les puede echar la culpa a ellos cuando los encargados de transmitir, ya no digo el amor y la belleza (que es infinita) hacia la Arquitectura, sino una cultura o educación social arquitectónica somos los que nos dedicamos o vivimos de ella, los arquitectos. Los que venden coches, o ropa, o videoconsolas u ordenadores (que, por supuesto, no es lo mismo que vender espacios para habitar, pero…) conocen bien el mercado, lo que venden y a sus clientes,
y a partir de ahí, se encargan de dar a conocer sus productos como lo mejor, lo más novedoso y lo que te cambia la vida. ¿Los arquitectos?, un día somos artistas apartados de mundanas concepciones, otros somos casi ingenieros al servicio de lo que quiera vender una constructora, otras… mejor no sigo antes de convertirme en un paria… Lo que es verdad, es que la mayoría de los arquitectos tienen verdaderos problemas para encontrar un cliente al que un pequeño cambio en el presupuesto u otra distribución de los espacios planteados, a priori, crea que es lo mejor y que le puede cambiar la vida. ¿O acaso vivir en un salón de 50 m2 no te cambia la vida si vives en uno de 20 m2?. Pues parece que tampoco.

Hace poco hablaba con un compañero arquitecto que me contaba las dificultades que tenía para que su cliente aceptara un cambio en el proyecto de su vivienda que conseguía obvias mejoras en la distribución porque suponía un aumento de casi 6000 euros en el presupuesto final. Yo le pregunté: <<¿cuándo fue la última vez que fuiste al mecánico?>>, <>, <<¿Qué problema tenías?>>, <>, <<¿Cuánto te cobró?>>,<>, <<¿Y le regateaste el precio?>>,<<>>, <>. Se supone que debería ser más difícil pagar 1/3 de lo segundo antes que lo primero. Pues parece que tampoco.

Y sí, vuelvo a reiterar, envidia sana. Envidia sana por sentir que tenemos menos derechos o justificaciones para ponernos en la misma posición de un electricista o un fontanero que te pide cientos o miles de euros (que los valdrán, ahí no me meto) por solucionarte una avería o cambiarte las instalaciones de electricidad o de tuberías, y no encuentran un sólo “Pero…” ante el pago del cliente. Concebimos culturalmente que el servicio y tarifas de algunos profesionales son como las lentejas, es decir, que “si las quieres bien, si no…”. ¿Por qué el nuestro, necesitándose una formación técnica y cultural más amplia se parece más a un servicio de “mercadillo”?. Pues parece que nos lo hemos ganado a pulso.

Y, por favor, que nadie me malinterprete. Al escribir estas líneas no estoy requiriendo una imposición de tarifas de arquitectos o algo tan simple. Abogo por un papel más relevante de la arquitectura y, por ende, de los arquitectos dentro de la sociedad, dentro de nuestras vidas. Porque ya hemos tenido bastante y seguimos pagando la factura de un “Boom inmobiliario” donde los arquitectos (o, más bien, los arquitectos que amamos esta profesión) hemos intervenido poco, o casi nada. Y demostrado queda, claro ejemplo es este blog, que existen muchos y excelentes arquitectos dispuestos a mejorar el día a día de aquéllas personas que vivan en una vivienda por la han pagado y seguirán pagando mucho dinero pero no les resulta cómoda. Y… lo mejor de todo es que, seguramente, no se os cobre más (e incluso a veces menos) de lo que te cobraría un mecánico por cambiarte el embrague!.

Me despido dándoles mucho ánimo en su andadura (nunca mejor dicho, porque de blanda
tiene más bien poco) a éstos Arquitectos y a ésta página. Por querer transmitir al mayor número de gente lo mágico que tiene la Arquitectura y que hace que nos apasione. Por haber encontrado un camino para mostrar, y de manera altruista, lo que puede cambiarte y mejorarte la vida diaria el simple hecho de tirar un tabique y cambiar el sofá de lugar en el salón, es decir, jugar un poquito con eso que hacemos, la mayoría de las veces, los arquitectos: Arquitectura.

Fco. Javier Hernández Rosa
javihr2001@hotmail.com

7 comentarios:

  1. buenos dias, no soy arquitecto, solo aficionada a la decoracion y al os programas de arquitectura, bueno a unos mas que a otros... yo creo q el problema esq la gente entre los q me incluyo ven al mecanico como un gasto necesario pero si voy a hacer reformas en casa para q necesito un arquitecto? seguro q la casa mejoraria mucho si contara con uno para distribuir mejor los espacios dar ideas de decoracion ect pero a mi como a la mayoria de los mortales una obra con arquitecto me suena a cariiiisima... seguramente luego no sea asi y me sorprenda de lo poco q cuesta el arquitecto y las muchas ventajas q aporta pero como los unicos arquitectos de los q tengo referencias son los q hacen las super mansiones o super pisazos q salen en estos progamas como voy a poder yo una simple currante pagarlos? por eso creo q el trabajo que hacen en esta pagina es buenisimo para q la gente como yo sepa ver q un arquitecto no solo sirve para las grandes mansiones aunq aun falte tiempo para q el contratar un arquitecto para una reforma no se vea como algo carisimo solo en manos de los ricos....

    ResponderEliminar
  2. Javier Hernándezjulio 01, 2010

    Pienso que se trata de eso precisamente. Tanto al escribir esta publicación como al hacer este blog. Mostrar que la Arquitectura no sólo está en las grandes revistas u otras grandes publicaciones. Está en nuestros salones, en nuestra oficina, en el pequeño parque bajo nuestro edificio, etc. Y la Buena Arquitectura debería de estar allí también, lo que pasa es que todavía la mayoría de la gente piensa que está fuera del alcance sus posibilidades.
    Como ya he dicho, este blog es un claro ejemplo de lo contrario, y si preguntais a arquitectos alejados de estereotipos superficiales os llevareis la sorpresa de que en la mayoría de los casos cobran menos por una reforma que el propio electricista.
    Saludos.
    Javier

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno D. Javier!!! Has hecho ver por fin que, como bien dices, la arquitectura esta a la mano de cualquier ciudadano. Ahora solo hay que encontrar a gente con gusto y reciclado que saque vestidores encantadores de VPO que no tienen por donde cogerlas! jeje.
    Saludos.
    Una señorita directora maranchonera.

    ResponderEliminar
  4. Como bien comenta nuestro anónimo numero 1, para la mayoria de los mortales el contratar a un arquitecto para una reforma suena carísimo, y nunca más lejos de la realidad.
    Un arquitecto está para aconsejar sobre la mejor distribución acorde a las necesidades del propietario, para ajustar el presupuesto en función del gasto que puede afrontar la persona en cuestión, para aconsejar sobre el presupuesto entregado por el constructor y ver que no se pasa en los precios, para controlar el trabajo y la ejecución material de la obra y que esta se haga de una manera correcta, etc...
    La mayoria de la gente se deja en manos de los constructores o incluso de cualquier chapucilla, de su opinión en cuanto a la distribución de la casa, materiales a utilizar, acabados y presupuesto, sin ningún otro tipo de supervisión especializado sobre el asunto y pagando en muchas ocasines más dinero del que pagarían haciendolo con un arquitecto.
    Todo ello sin mencionar que los honorarios de los arquitectos se pactan con anterioridad a todo el proceso y normalmente sobre porcentaje del presupuesto a emplear en la obra.
    Pero como todo eso es decisión de cada uno. Nosotros aqui estamos para "de alguna manera" que se vea que los arquitectos estamos al alcance de todo el mundo.

    ResponderEliminar
  5. txabito@echena.comjulio 06, 2010

    soy el primo txabi. para la anonima 1, el gasto en el mecanico es fundamental, te juegas la vida. en tu casa, te puede pasar algo parecido. no te juegas la vida, pero si el ser feliz o no en tu propia casa. entre tu y tu arquitecto, al final se establece una armonia en la que tus deseos y tus necesidades acaban encajando. obviamente, para tirar un tabique solo necesitas un martillo. para reorganizar tu casa, una casa que se ha pensado para una famlia estándar, la cosa cambia. las directrices las pones tu, y e larquitecto, nosotros, lo interpretamos, lo plasmamos en papel y si te gusta, se construye. si quitas el sumando intermedio, te queda una casa, pero probablemten, no la que habias imaginado. y ni de coña al precio que te han prometido.
    respecto a los "programas de arquitectura",vende más la espectacularidad que la razón. pocas veces en esos programas salen viviendas, predominan los excesos, uqe además, sin pudor, te dicen que la quieren vender por tanto. asi que tomatelo como un segunda mano para ricos.

    ResponderEliminar
  6. txabito@echena.comjulio 06, 2010

    soy yo otra vez, txabito, a la señorita directora maranchonera, aqui tienes VPO que no tiene nada que ver con lo la mayoria de la gente cree que es una vivienda de proteccion.
    http://www.urbanity.es/foro/edificios-en-general-mad/13263-madrid-arquitectura-de-emv-en-ensanche-de-vallecas.html

    ResponderEliminar