11 abr. 2011

Ya he comprado y ¿ahora qué?

Hace 7 meses, en Septiembre del año pasado, Luz se puso en contacto con nosotros.

Estaba buscando un piso para comprar en Madrid y en ese momento se encontraba discutiendo los pros y los contras de una pequeña oficina con posibilidades de trasformarse en vivienda. La hicimos una entrada en el blog titulada "de oficina a vivienda" en la que intentamos dar respuesta a sus necesidades, aunque finalmente aquel piso fue descartado.

La semana pasada se volvió a poner en contacto nosotros, ya tenia el piso elegido y comprado, ahora quería que nosotros la diéramos unas ideas para la nueva distribución y que lleváramos la obra. Nos hizo mucha ilusión así que fuimos a visitarlo y a que nos contara que necesidades o ideas que la rondaban.




El piso tiene una orientación Este no existen edificios cerca así que cuenta con una luz natural fantástica durante todo el día. El problema de la vivienda, como en la mayoría de las casas es que tiene pocos metros cuadrados para la barbaridad de estancias que presenta, es decir, los cuartos son minúsculos.

Antes de ponernos a proyectar Luz nos marcó unas pautas:

  • El salón debe tener mucha luz
  • Necesita 2 dormitorios
  • Es preciso que exista espacio de almacenamiento, por supuesto armarios empotrados en ambos dormitorios.
  • Si pudieran no moverse el baño y la cocina mejor.


Con estas ideas iniciales hemos planteado junto al arquitecto Alvaro Gomis, con el que llevaremos la obra, dos posibles distribuciones con alguna variable.


Opción 1

Como se nos indicaba hemos mantenido la cocina y el baño en su situación actual, eso sí, el tabique lateral de la cocina se ha modificado para permitir la colocación de electrodomésticos en ambas caras.



Unificamos los dos pequeños dormitorios iniciales para obtener un dormitorio principal más espacioso con armario empotrado. El salón se mantendría en el mismo lugar y el dormitorio principal pasaría a ser el secundario.

Los problemas principales que encontramos a esta distribución es la falta de compactación de estancias privadas (dormitorios) y la localización de los espacios públicos en el centro de la vivienda. Por otro lado el salón queda como "paso" al dormitorio, perdiéndose mucho espacio y no dando privacidad a este dormitorio.
La distribución interna de la cocina es un tanto rara, desaprovechándose espacio y resultando incómoda para su uso.

Dentro de esta misma opción proponemos una variable para intentar dar solución a estos problemas encontrados.

Con esta vuelta de tuerca los dormitorios quedan al final de la vivienda, en un espacio más resguardado y el salón pasa a ocupar el acceso, convirtiéndose en un espacio compacto y unificado. Se gana un espacio de almacenamiento extra junto a los dormitorios.


Opción 2



A nuestro parecer esta sería la mejor opción. Se unifican salón y cocina introduciendo mucha más luz en la estancia.
El baño ocuparía el espacio actual de la cocina, resultando así más amplio y luminoso.  La distribución de la cocina queda más cómoda y amplia.



Los dormitorios ocuparían la parte trasera de la vivienda, siendo los espacios más privados. Se obtiene así un espacio de almacenamiento extra aprovechando el recoveco conformado por la caja del ascensor.

Luz no quería que la cocina y el salón fueran la misma estancia por lo que hemos separado ambos espacios con un vidrio de suelo a techo. En caso de que se precisara mayor separación podría cerrarse con una puerta corredera también de cristal para permitir el paso de la luz natural al salón.


Estos han sido nuestros primeros tanteos, ya os contaremos cual es que que finalmente se lleva a cabo y las fotos del resultado.

6 comentarios:

  1. Me flipa la segunda posibilidad, es la tipica cocina super modernisima donde preparas las ultimas cositas mientras los amigos rondan por el salón.

    GENIALES CHICOS

    ResponderEliminar
  2. ya que habéis modificado baño y cocina en la opción 2, deberíais darle otra vuelta de tuerca a la 1, modificando allí también baño y cocina

    en la opción 1 quedan mejor los dormitorios, y no veo ningún problema en que estén separados... así hay mas privacidad entre padres e hijos, o si no hay niños uno es usado para dormir y otro como despacho de trabajo o para visitas eventuales (como por ejemplo tu suegra*... que tampoco interesa que esté pegada a la pared de tu dormitorio... xD)

    el blog me parece una iniciativa genial... siempre que vuestro cliente esté de acuerdo con que su proyecto sea público...

    os sigo de cerca por Facebook... saludos!!!



    *con todo el cariño del mundo hacia ellas...

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que la opción 1 pide a gritos una modificación de baño y cocina pero era uno de los puntos que se nos pedian : No modificar esas dos estancias.

    Seguiremos dandole vueltas al proyecto.

    Inés

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creoq ue los dormitorios deben estar separados del salón, es muy molesto tener sueño y estar escuchando continuamente la televisión.

    Laura

    ResponderEliminar
  5. Creo que se debe ir por la opción 2, que està pidiendo a gritos un nueva vuelta de tuerca; la cocina debe pasar junto a la medianera derecha para que el salón ocupe toda la zona central de la vivienda. Debéis convencer a la propiedad de que tampoco supone tanto mover de sitio la cocina, sobre todo cuando ya lo planteáis así, no debe ser un coste excesivo resolver los desagües de la nueva cocina frente a lo que ganará la distribución en limpieza y claridad; ambas piezas, cocina y salón, quedarán rectangulares, sin tacones, se suprime algún metrillo del pasillo.

    ResponderEliminar
  6. Hacemos Reformas Madrid con trabajos de buena calidad y con precios muy razonables.

    ResponderEliminar